d[*_*]b MiS cOsItAs d[*_*]b
Login Registrarse FAQ Miembros Buscar d[*_*]b MiS cOsItAs d[*_*]b

Bienvenido a mi foro
embarazo paso a paso

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión » salud
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
adrianaaa86
La JeFa

La JeFa


Registrado: 05 Jun 2007
Mensajes: 2847




MensajePublicado: Jue Oct 04, 2007 7:15 pm    Asunto: embarazo paso a paso Responder citando

Tras la relación sexual y posterior eyaculación por parte del hombre, dentro de la vagina de la mujer y siempre y cuando esta esté en el periodo de ovulación, comienza el proceso de la fecundación.

Los testículos masculinos, son glándulas que se encargan entre, otras funciones, de generar espermatozoides; son células dotadas de movilidad, constan de una cabeza que es la que posee la información genética y una cola que es la que produce el movimiento mediante vibraciones, además su cobertura especial les permite perforar la membrana del óvulo.
Una vez en la vagina, los espermatozoides ascienden por el útero y las trompas de Falopio, esta operación se ve favorecida durante la relación sexual gracias a las contracciones musculares que se producen por la estimulación sexual.

Ya en las trompas de Falopio, sólo un espermatozoide consigue llegar hasta el núcleo del óvulo formando ambas células ( espermatozoide y óvulo) una célula huevo o zigoto que se desplazará hasta el útero donde se implantará para crecer formando la placenta.

Un óvulo tiene una duración aproximada de 8 horas a 2 días, un espermatozoide tres días aunque la fecundación ocurre a las 24 horas aproximadamente.

Se puede producir embarazo:

1. Con penetración sin eyaculación, ya que antes de la misma, podría segregarse algo de líquido seminal que puede contener espermatozoides.
2. Sin uso de anticonceptivos eficaces.
3. Si se eyacula directamente o se deposita semen en los labios de la vagina.

Existen métodos para confirmar o no si se está embarazada. El método más fiable es una analítica de sangre. Otro método son los test de embarazo que se adquieren en la farmacia y se basan en un análisis rápido de orina, son fáciles de usar y de relativa fiabilidad cuando han pasado más de 15 días desde la relación sexual.






1. Causa de los cambios

Todos estos cambios están causados por unas sustancias llamadas hormonas, que se fabrican en el ovario por orden del cerebro, y que tienen como objetivo intentar preparar el cuerpo materno para poder anidar el embarazo. La mujer debe aceptar su nueva situación e intentar llevar un estilo de vida saludable para el mejor control del embarazo.


Volver al índice

2. Primer mes

Durante el primer mes de embarazo la mujer puede experimentar un ligero manchado de sangre por vagina, debido a la implantación del embrión en la pared interna del útero o endometrio, que estará previamente preparado gracias a la acción hormonal. Este pequeño sangrado no tiene ninguna importancia.

Desde el momento en que la mujer conoce su embarazo es conveniente empezar a cambiar los hábitos no saludables por los saludables para intentar llevar un buen control en toda la gestación.

El útero empieza a crecer y aumentar de tamaño y se empieza a formar la placenta. La hormona gonadotrofina coriónica (hormona que aumenta durante la gestación y es detectable en orina desde la 5 semana de embarazo) aumenta sus niveles en sangre y además se segrega a través de la orina (hecho que utilizan los test de embarazo).

Existe una pérdida de la menstruación, sensación de nauseas y vómitos y aumenta el cansancio. La sensación de orinar aumenta al igual que las secreciones vaginales. Es importante mantener una buena higiene corporal durante todo el embarazo para prevenir posibles infecciones.


Volver al índice

3. Segundo mes

A lo largo del segundo mes de embarazo la cintura materna aumenta discretamente y la mujer nota una sensación de peso en el bajo vientre y en la vagina debido a la retención de líquidos.

Empieza la fatiga y no se digiere bien ya que las hormonas retrasan la motilidad de todo el trayecto digestivo. También se experimenta un cierto grado de estreñimiento.

El tamaño del útero sigue aumentando poco a poco, el cordón umbilical ya está formado y el existe una pequeña cantidad de líquido amniótico que protege al embrión manteniendo la temperatura y facilitar su movimiento. Las mamas crecen y manifiestan tensión y sensación de pesadez mamaria.


Volver al índice

4. Tercer mes

Al final del segundo mes, y sobre todo al tercer mes, el apetito empieza a mejorar, tolerando mejor bien las comidas. Dentro del útero, la placenta aunque pequeña, ya está preparada para fabricar tanto estrógenos como progesterona (hormonas), intercambiar alimentos con la madre y eliminar las sustancias tóxicas que el embrión fabrica a través de la madre.

Debido al aumento de volumen sanguíneo puede aparecer aumento de la circulación en los pechos, en el abdomen y en las piernas. La sensación nauseosa también mejora y la mujer empieza a aumentar de peso paulatinamente.


Volver al índice

5. Cuarto mes

Al principio del segundo trimestre el cuerpo de la mujer ya está adaptado al desequilibrio hormonal que ha sufrido y empieza a disfrutar del embarazo. El tamaño uterino sobrepasa el pubis y tanto la placenta como la cantidad de líquido amniótico, aumentan para proteger y facilitar los movimientos fetales.

A veces se pueden notar molestias en la zona abdominal debido al crecimiento del útero y de la adaptación de los ligamentos que sujetan el útero. La circulación de los pechos cada vez es mayor y se van oscureciendo cada vez más las areolas mamarias. Debido al efecto hormonal es probable que aparezcan manchas en la piel que suelen desaparecer después del parto.


Volver al índice

6. Quinto mes

En el quinto mes, la altura del útero alcanza ya el ombligo y la cantidad de líquido amniótico es aproximadamente de un litro. El cuerpo de la mujer está sufriendo cambios físicos a gran velocidad, debido al aumento de la cintura pueden aparecer estrías que a veces pueden prevenirse con la aplicación de cremas hidratantes.

En las mamas, y a consecuencia de lo mismo, también pueden aparecer las estrías dando un resultado estético que podría llegar a preocupar. Es importante el cuidado personal diario ya que ayuda a prevenir una serie de efectos que podrían llegar a perdurar después del parto.

Es aconsejable caminar con calzado cómodo evitando los tacones. Las piernas van a notar el cansancio al final del día. Pueden llegar a hincharse pero se mejora con el levantamiento de las extremidades mediante una almohada durante el reposo.


Volver al índice

7. Sexto mes

Al final del segundo trimestre las consecuencias del aumento del tamaño del útero se empiezan a notar provocando una cierta sensación de dificultad para respirar. Es importante saber que al feto no le está faltando oxígeno en ningún momento, sólo es una sensación debido a la proximidad a los pulmones maternos.

El útero está tres dedos por encima del ombligo y puede ser que se ponga duro y se relaje. Estos movimientos uterinos son contracciones llamadas contracciones de Braxton Hicks. Ayudan a entrenar y preparar los movimientos contráctiles para el momento del parto. No deben doler ni preocupar ya que son normales en esta etapa del embarazo.

Pueden aparecer molestias en la espalda debido a la modificación que sufre por el crecimiento del útero, que intenta aumentar el espacio pélvico para albergar el feto hasta el noveno mes de embarazo.


Volver al índice

8. Séptimo mes

En el séptimo mes no son raros los calambres en las piernas y la hinchazón debido a la retención hídrica. El aumento de circulación y la presión a nivel pélvico que efectúa el propio embarazo favorecen la aparición de hemorroides que mejorarán después del parto.

Las molestias abdominales cada vez son más frecuentes debido al estiramiento uterino. En el descanso pueden producirse dificultades a la hora de encontrar una posición cómoda. La mejor posición es estirada y girada de lado izquierdo.


Volver al índice

9. Octavo y noveno mes

En el octavo y noveno mes, el útero aumenta de tamaño hasta llegar por debajo del esternón, agravando así la sensación de dificultad respiratoria y la indigestión. Para mejorar el estreñimiento es importante ingerir bastante cantidad de agua para mejorar el tránsito.

La pelvis se acaba de adaptar para conseguir que en el momento del nacimiento el bebé atraviese sin dificultades el canal del parto. Al final del noveno mes el feto ya está maduro y preparado para salir.

Las contracciones primero empiezan siendo irregulares y poco dolorosas, parecidas a una regla, y después aumentan en ritmo y en intensidad y se hacen regulares, provocando un dolor de regla muy fuerte y la barriga muy dura. Estas contracciones ayudan al cuello de la matriz a dilatarse para permitir el paso del bebe. Ha llegado el momento del parto.


1. Ya no tengo la regla

Predictor. El test de embarazo nos ayuda a saber si estamos o no embarazadas.

Estamos en el inicio de tu embarazo. Hace aproximadamente 15 días tuviste la última regla.

Durante estas 4 semanas este óvulo fecundado se dividirá rápidamente mientras viaja por la trompa de Falopio hacia el interior del útero, donde anidará en una de sus paredes; es la llamada implantación.

Allí este conjunto de células en división empezarán a organizarse en diferentes grupos que irán formando el embrión y las diferentes estructuras que lo envolverán y lo alimentarán.

Este proceso de fecundación y desarrollo del embrión se producen gracias a que tu cuerpo proporciona un ambiente hormonal adecuado (Estrógenos y Progesterona en cantidades más elevadas que habitualmente, y la Gonadotropina Coriónica).


Volver al índice

2. Otros síntomas

Síntomas. Nada más quedarte embarazada empezarás a notar numerosos cambios.

Aparte de la desaparición de la menstruación pueden aparecer los siguientes síntomas:

- Cansancio y/o somnolencia.

- Necesidad de orinar con frecuencia.

- Síntomas digestivos: náuseas con o sin vómitos (generalmente matutinos), salivación excesiva, acidez de estómago, digestiones pesadas y flatulencia, aversión y antojos de alimentos.

- También observarás cambios en los pechos: aumento de volumen y tensión mamaria, oscurecimiento de la areola acompañado de pequeñas zonas más abultadas correspondientes al crecimiento de las glándulas internas de esta, llamadas glándulas de Montgomery.


Semana 4


Al final de la 4ª semana ya se ha diferenciado un pequeño embrión de 0,5 centímetros de longitud, con 1 gramo de peso, que tendrá la forma semejante a una judía, que flota en una pequeña bolsa llamada cavidad amniótica.


Volver al índice

2. Semana 5

Embarazo. La noticia es un motivo de alegría para la pareja.

Se forma el cordón umbilical que saliendo de su abdomen y comunicado a la futura placenta, permitirá el paso de todas las sustancias necesarias para su desarrollo en etapas posteriores.


Volver al índice

3. Semana 6

Será este el momento en que el latido de su pequeño corazón en formación empieza a ser perceptible por ecografía transvaginal. También se inicia la formación de los esbozos de brazos y piernas.


Volver al índice

4. Semana 7

El embrión empieza a definirse y a desarrollar sus órganos internos.

Se diferencia la cabeza, los esbozos de la cara y pabellones auriculares (orejas), las extremidades aparecen y crecen definiéndose incluso los dedos de manos y pies, la médula espinal que ya recorre todo el cuerpo.

Se van desarrollando el estómago, los intestinos, el aparato urinario y el páncreas (glándula importante en la digestión de alimentos).


Volver al índice

5. Semana 8


Al final de este período tu futuro hijo mide entre 3 y 4 centímetros y pesa unos 3 gramos.

En este momento finaliza el llamado Periodo Embrionario durante el cual se forman órganos y sistemas básicos para el desarrollo del bebé.

Por esta razón es conveniente realizar el test de embarazo lo antes posible ante la sospecha de estar en estado, con la finalidad de evitar ingerir sustancias perjudiciales o someterse a tratamientos médicos que puedan comprometer dicho desarrollo.


Volver al índice

6. Síntomas de este periodo

Malestar. Las náuseas, los mareos, los dolores de cabeza... son propios de este periodo.

Pueden aparecer como nuevos síntomas propios de este período: estreñimiento, dolores de cabeza ocasionales, mareos ocasionales, náuseas (con o sin vómitos), aparición de varices (sobre todo si hay un aumento excesivo de peso o permanencia de largos periodos de pie o sentada), erupciones cutáneas.

Hay otro síntoma físico que puede ir cobrando mayor presencia, y es la necesidad de dormir mucho.

Esto aparecerá juntamente a estos estados de ensimismamiento, los cuales son formas de aproximación a este nuevo rol.


Semana 9

Su carita se perfila al ir ocupando las distintas parte de ésta su lugar definitivo: Los ojos pasan de ocupar una situación lateral a centrarse en la cara; la nariz empieza a dibujarse aunque todavía tiene las alas nasales muy anchas; las orejas pasan de una implantación baja a su lugar definitivo; la boca adopta su forma definitiva.


Volver al índice

2. Semana 10

Seguimiento. Es necesario un control médico constante y continuado del embarazo.

También el cerebro y la médula espinal durante estas semanas tomaran su forma definitiva.

Así, se ha demostrado actividad cerebral alrededor de este periodo.

Los primeros huesos y músculos se empiezan a desarrollar, de tal forma que tu hijo ya empieza a mover las extremidades e incluso ya es capaz de abrir y cerrar los puños (aún y así tu todavía no lo puedes notar).


Volver al índice

3. Semana 11

Movimientos. Se empiezan a percibir los primeros movimientos del feto.

Aparecen el hígado y los riñones que empiezan a funcionar, fabricando bilis el hígado, y orina los riñones.

El corazón crece y acaba de definir sus cavidades (2 aurículas y 2 ventrículos), y el sistema circulatorio establece toda la red de vasos sanguíneos que nutrirán a los órganos en formación.


Volver al índice

4. Semana 12


El riñón empieza a funcionar fabricando orina, que da lugar al líquido amniótico, en el que flotará tu hijo hasta el final del embarazo, protegiéndolo de traumatismos externos y sobre todo, permitiendo el desarrollo de los pulmones, ya que, el líquido anmiótico en el interior de los pulmones permite que estos crezcan y se desarrollen.

Su sexo empieza a definirse aunque aún no es visible de forma certera mediante la ecografía.

Al final de este período tu futuro hijo mide unos 8 centímetros y pesa de 30 a 40 gramos.


Volver al índice

5. Síntomas y pruebas en este periodo

Ecografía. Esta primera ecografía sirve para determinar la edad gestacional exacta.

Será en este momento que te realizarán la primera ecografía, la cual servirá para determinar la edad gestacional exacta, y efectuar un primer estudio de las distintas estructuras fetales.

Durante este período puedes experimentar todos los siguientes síntomas en un momento u otro, o tan sólo uno o dos de ellos.

Algunos pueden continuar desde el período pasado (ya descritos en el apartado correspondiente), otros serán nuevos.

Pueden aparecer como nuevos síntomas propios de este período: si padeces de migraña (tipo especial de dolor de cabeza), las crisis pueden empeorar o mejorar durante la gestación, no habiendo un patrón fijo; en ocasiones puede aparecer insomnio nocturno.



Semana 13

Cambios. Un espejo te ayudará a comprobar cómo va evolucionando tu cuerpo.

Durante este período se desarrollan los receptores de sensibilidad en la piel, apareciendo el primero de los cinco sentidos que permitirá al feto empezar su relación con el entorno: el tacto.


Volver al índice

2. Semana 14

Más adelante se pondrá en funcionamiento el aparato gustativo: el feto entrará en contacto con los primeros sabores a través de ingerir líquido amniótico.

Se observan también los primeros movimientos torácicos que son rápidos e irregulares, como una manera de ejercitar y desarrollar sus pulmones a través de la entrada del líquido amniótico en ellos.


Volver al índice

3. Semana 15

Sus huesos se endurecen progresivamente, y todo él empieza a crecer rápidamente. Su piel es muy delgada, dejando traslucir sus vasos sanguíneos, pues todavía carece de capa de grasa subcutánea.


Volver al índice

4. Semana 16


En esta semana aparece el sentido del tacto.

Es el primero de los cinco sentidos que desarrollará tu hijo y que le permitirá relacionarse con su entorno: tu cuerpo.

Al contrario de lo que se podría pensar, el feto es muy sensible al tacto.

Se ha comprobado como si se le cosquillea accidentalmente el cráneo durante una exploración médica mueve la cabeza deprisa.

El agua fría le desagrada mucho y si ésta se inyectase en el vientre materno patalearía enérgicamente.


Semana 17

¡Tu hijo descubre el sabor del líquido amniótico al desarrollar el sentido del gusto! Hasta cierto punto podríamos decir que estamos ante un pequeño goloso gourmet.

En estudios realizados se observó como al añadir sustancias parecidas a la sacarina en el líquido amniótico el feto duplicaba la ingesta de líquido amniótico.

Por el contrario al agregar un aceite de mal sabor parecido al yodo, llamado Lipidol ¡el feto deja de tragar líquido amniótico y realiza muecas de disgusto!


Volver al índice

2. Semana 18

En esta semana tu hijo ya es muy sensible a la luz. Aunque por razones obvias el útero no es el lugar ideal para practicar la visión puesto que es un entorno oscuro, ello no quiere decir que tu bebé no vea.

El pequeño sabe en qué momento su madre toma baños de sol a causa de los rayos que lo alcanzan.

Aunque, en general, esto no lo perturba, una luz apuntada directamente al vientre de su madre le molesta y suele volver la cara.


Volver al índice

3. Semana 19

No es raro comprobar cómo tu hijo se chupa el dedo en la ecografía. ¡Si aún no te la han hecho muy pronto lo verás! Es el reflejo de succión.

También tiene su repertorio particular de muecas y es capaz de bizquear y de fruncir el ceño.


Volver al índice

4. Semana 20


¿Niño o niña? Si no se dejó ver el sexo no te apures ya que en una próxima ecografía lo verás.

Aunque no lo creas también hay fetos vergonzosos que no muestran sus genitales hasta ecografías posteriores.

Si por aquellas cosas tu feto es muy, muy pudoroso y no logramos conocer su sexo hasta el momento del parto no te apures, tu parto tendrá una emoción extra y tan sólo tendrás el quebradero de cabeza de pensar otro nombre.



5. Semana 21

¡Tu hijo ya tiene pelo en la cabeza, en las cejas e incluso pestañas! Poco a poco le irá saliendo el lanugo que es un vello que le aparecerá por la espalda y los bracitos que lo protegerá del frío los primeros días.



Semana 22

En estas semanas tu hijo alterna periodos de sueño y vigilia. Eso lo verás porque a veces se moverá mucho y otras estará quietecito mientras duerme.

Como sus huesos son cada vez más fuertes sus movimientos son más intensos. Ahora es cuando percibirás más las patadas ya que tiene espacio para darlas.

¡A los más atrevidos les encanta dar volteretas!


Volver al índice

2. Semana 23

Hidratación. Conviene prevenir la aparición de las estías con una buena crema hidratante.

Tu barriga crece cada día más y ahora ya es evidente para todo el mundo. Sí, estás embarazada.

Pero cuidado, es ahora cuando empezaran a salir las primeras estrías, por lo que debes hidratarte bien la piel con una crema antiestrías.


Volver al índice

3. Semana 24


¿Sabías que tu niño oye? Además tiene muchas cosas que oír. El abdomen de la madre es un ambiente muy ruidoso.

Los retumbos estomacales son los sonidos más potentes que oye. La voz de los padres también es audible, pero el sonido que domina en su mundo es el rítmico tic-tac del latido cardíaco de la madre.

Mientras mantiene su ritmo regular tu hijo sabe que todo está bien; se siente seguro y esa sensación de seguridad persiste en él. En cuánto a sus gustos musicales, se ha visto como sus compositores favoritos son Mozart y Vivaldi mientras que Brahms, Beethoven y la música rock en general aturde a la mayoría.

¿Has intentado cantarle nanas?


Volver al índice

4. Semana 25

Dieta. De aquí al final del embarazo el control de la dieta debe ser estricto.

Anteriormente te hemos explicado la importancia del control de tu azúcar, y es en estas épocas de gestación donde se te va a realizar el test de despistaje de la diabetes gestacional (Test de O’Sullivan).

Ya sabes que si te sale alterado deberás hacerte la curva de glucemia.

Si finalmente se te confirma la diabetes gestacional, espero que no seas golosa porque los dulces se te acabaron hasta después de finalizar el embarazo.

Una elevada concentración de azúcar en tu sangre podría afectar de manera secundaria a tu bebé por lo tanto, deberás mantener un estricto control de la dieta.


Semana 26

Dormir. Se recomienda dormir de lado para evitar las hipotensiones.

Entramos en una etapa de crecimiento y desarrollo de tu bebé; es decir, acabada ya por completo la etapa de la organogénesis o formación de todos los órganos del feto entramos en una etapa de engorde.

Para que te hagas una idea, a los cinco meses de gestación todos los bebés pesan aproximadamente 500 gramos, y un mes más tarde habrán doblado su peso alcanzando aproximadamente 1 kilogramo.

Notarás que aumentas dos o tres kilogramos en poco tiempo.

Es el momento de empezar a cambiar tu ropa habitual por otra de mucho más cómoda. No olvides llevar calzado cómodo (sin apenas tacón y poco ajustado).

Para el descanso en la cama te recomendamos que te pongas de lado y así de esta manera evitar las hipotensiones producidas por el peso del útero sobre tus venas más importantes.

Recuerda descansar todo lo que tu vida laboral te lo permita.

Es una de las etapas del embarazo en que te sentirás mejor, más guapa, más animada, más activa, más de todo...


Volver al índice

2. Semana 27

Como puedes observar sigues engordando mes a mes. Tu tripa sigue creciendo y los movimientos de tu bebé cada vez són más vigorosos.

No te apures, piensa que el hecho de que se mueva tu criatura es un parámetro de bienestar fetal.

Con un poco de imaginación puedes a empezar a intuir como se encuentra situado, es decir, dónde tiene la cabeza, las extremidades, el dorso y el culete simplemente situando tus dos manos encima de tu barriga.

Es lo que en obstetricia llamamos las Maniobras de Leopold.


Volver al índice

3. Semana 28


Durante esta etapa del embarazo tendremos que tener una especial atención con el peso, modificando por lo tanto si es necesario tus hábitos alimentarios.

En esta semana de gestación el fondo de la matriz se encuentra a mitad de camino entre el ombligo y la punta del esternón.

Has entrado en la recta final del embarazo, el tercer trimestre, que se caracterizará por tener unos cambios anatómicos y funcionales propios a la edad de gestación en la que te encuentras.

Síntomas típicos de este trimestre van a ser:

- El hinchazón progresivo de los pies (sobre todo tobillos)

- Palpitaciones, tendencia a tener la tensión arterial baja,

- Insomnio

- Aumento del flujo vaginal

- Necesidad de ir al baño constantemente debido a la presión que ejerce la presión de la cabeza de tu bebe sobre la vejiga.- Dificultad al respirar y cansancio (debido al crecimiento de la matriz, que va dificultar el libre movimiento del diafragma; este problema será mayor en embarazos múltiples)

- Rampas en las piernas

- Dolor lumbar y pélvico (el peso de la matriz provocará una rectificación de los músculos de la espalda siendo fácil entrar en contracturas)

- Hormigueos en las manos

- Dolor de cabeza

- Incremento progresivo de contracciones de Braxton-Hixs.

Los síntomas que te acabo de nombrar aumentarán progresivamente a lo largo del embarazo y serán más importantes en embarazos múltiples.


Volver al índice

3. Semana 29

Ejercicio. Es importante mantener un buen estado de forma durante el embarazo.

En esta visita se va a realizar un control del peso, de la tensión arterial, de la altura uterina, sedimento de orina, albúmina en orina, tacto vaginal (para controlar que realmente el cuello de la matriz está cerrado, que es lo que le corresponde en esta época de gestación), y se reavaluará el riesgo obstétrico (tu médico va a preguntarte como te encuentras, si te preocupa algo, si has tenido algún tipo de problema emocional, obstétrico etc...)

Como en toda visita obstétrica es el momento de que te resuelvan tus dudas y de que preguntes todos tus temores.

Es importante que mantengas un buen equilibrio físico, pero a la vez, con un adecuado control psicológico. Puede ser que tu médico te indique un control periódico de tu tensión arterial y la presencia de albúmina si en alguno de los controles anteriores te han salido los valores un poco alterados.

Debido al crecimiento de tus mamas y barriga será necesario que adaptes tu ropa a tu nueva situación física; Ropa ancha, nada apretada, fresca y cómoda va a hacerte la vida en esta etapa final de tu gestación mucho más llevadera.

Los zapatos tendrán que ser cómodos, con poco tacón y anchos; recordad que es frecuente el hinchazón de los tobillos durante esta etapa.


Volver al índice

5. Semana 30

Durante estas fechas es muy probable que de tus pechos salga un líquido amarillento llamado calostro.

Es lo que habitualmente se llama la primera leche y su función será muy importante en las primeras horas de vida ya que proporcionará al bebé defensas maternas y, por otro lado, reforzará el vínculo afectivo entre tu bebé.

De momento no estimules tus pezones con masajes o presión para sacarlo.

Si tu médico lo cree conveniente puede ser que te pida una citología cervico-vaginal de control o que incluso decida realizarte una ecografía con registro.


Semana 31

Movimientos. A partir de esta semana te costará más llevar una vida normal.

Es en esta etapa cuando va a ser necesario arreglar los problemas burocráticos (como por ejemplo, la baja maternal).

La barriga que tienes es grande, pesada, pero aún te permite moverte con cierta soltura. Aprovecha esta época para dejar todos estos temas bien cerrados.

Si has tenido problemas de amenaza de parto prematuro o de parto pretérmino, es mejor que a partir de este momento evites tener relaciones sexuales y procura incrementar tu descanso.

Al final de esta semana tu hijo mide aproximadamente unos 45 cm y pesa entre 1700-2200 gramos.


Volver al índice

2. Semana 32

Conviene que inicies la preparación de tus mamas para la lactancia. Hay diferentes preparados en el mercado que te los proporcionará tu médico.

Una de las medidas que te puede ser más útil para fortalecer tu areola es dejar expuestos tus pechos a la radiación solar (método fácil de realizar, económico y muy efectivo.

Durante esta etapa la mayoría de bebés adoptan su posición definitiva para el parto.

La mayoría de las veces se coloca en situación longitudinal, es decir, cuando la columna del feto y la de la madre son paralelas, teniendo las nalgas en la parte superior del útero, y la cabeza en la parte inferior. Es lo que se llama presentación cefálica.

La espalda del bebé suele encontrarse en el lado izquierdo.

Es un buen momento para que palpes tu barriga e intentes descubrir algunas partes de su cuerpo. Será fácil de reconocer los pies debido a su repentino movimiento.

En otras ocasiones menos frecuentes, tu bebé puede colocarse de otras formas. Podrás tenerlo también en situación longitudinal, pero con la cabeza en la parte superior y las nalgas en la parte inferior. Es la llamada situación de nalgas o podálica.

Existen obstetras que no se aventuran realizar un parto vaginal de nalgas si se trata de tu primer parto y prefieren realizar una cesárea electiva o programada.

Ten en cuenta que el feto a medida que avanza la gestación va a ser más difícil de que cambie su situación, pero en segundos partos o terceros la probabilidad de que se gire es mayor.

Menos frecuente todavía son las situaciones transversales y oblicuas, en que la columna del bebé y la materna no coinciden, sino que forman un ángulo, con la cabeza situada a un lado del útero y las nalgas en el otro.

Si tu bebé no cambia de posición será la cesárea tu única opción de parir.


Volver al índice

3. Semana 33

Ejercicio. Haz algún tipo de actividad física pero siempre con mucha moderación.

Es posible de que te empiecen a aparecer varices, se empiecen a hinchar los tobillos, sobretodo en verano, y que se te incremente el dolor de espalda.

Es importante de que realices un paseo todos los días, aunque es probable que la presión del niño sobre las costillas te moleste un poco.

Realiza el ejercicio con moderación; no llegues extenuada.


Volver al índice

4. Semana 34

Solicita información a tu médico sobre el tipo de parto que se va a producir.

Es posible de que empieces a notar algunas contracciones y peso en el bajo vientre.

Estas contracciones suelen ser irregulares y no dolorosas, y nos avisan que nos encontramos en la recta final de tu embarazo.

Son las también llamadas contracciones de Braxton-Hicks.

Si te es posible deja de trabajar o, al menos, intenta disminuir tu actividad laboral para incrementar tus horas de descanso.


Volver al índice

5. Semana 35

Entre la semana 34 y la 35 su médico debe pedirle otra ecografía.

Con esta ecografía el médico estima la normalidad fetal y la de su entorno.

Gracias a esta ecografía realizaremos una valoración del crecimiento fetal; repasaremos la correcta anatomía fetal; la cantidad de líquido amniótico; localización y características de la placenta y del cordón umbilical, así como una evaluación de la estática fetal.

En este momento el fondo uterino alcanza el extremo inferior del esternón.

Gracias a la colocación de las manos sobre tu abdomen y con un poco de imaginación puedes llegar a ser capaz de adivinar como se encuentra posicionado tu bebé dentro de la matriz, es lo que se llaman las maniobras de Leopold, muy útiles debido a la información que proporcionan al médico.



Semana 36

En esta semana se debe realizar el cultivo vaginal y rectal: Esta prueba nos permitirá identificar a todas esas pacientes que son portadoras de una bacteria llamada Estreptococo Beta Agalactiae.

Este germen no es perjudicial para la madre pero obliga a administrarle antibiótico durante el proceso de parto para evitar que el bebé se infecte.

El niño durante esta época inicia el encajamiento, sobre todo si es el primer parto, en la pelvis. Notarás que la parte superior de la barriga ha bajado. Este descenso del feto en la pelvis provocará una disminución de la dificultad de respirar debido a que el fondo del útero no presiona sobre las costillas.

Por otro lado otra sintomatología como la acidez de estómago o la micción más frecuente empeorarán.

Este descenso del bebé también va a darte la sensación de que tu hijo se mueve menos.

Si no habías interrumpido las relaciones sexuales ahora lo tendrás que hacer.


Volver al índice

2. Semana 37

En esta visita el obstetra tendrá una especial atención en la valoración de tu pelvis, es decir que tiene una forma anatómica normal y que es lo suficientemente grande como para que pase tu hijo.

Gracias a las condiciones del cuello de la matriz, es decir, longitud del cuello, dilatación y consistencia del mismo podremos tener una idea orientativa de si el parto será antes de la fecha probable de parto o bien se esperará como le pertoca por estadísticas hasta la semana 39.

Un consejo valioso es que empieces a rellenar la nevera por si el proceso se inicia antes de tiempo.


Volver al índice

3. Semana 38

Canastilla. Sé previsora y ten todo preparado para cuando haya que ir al hospital.

Se va acercando el momento. Notarás que las contracciones cada vez son más frecuentes y la fatiga empezará a notarse en tu rostro.

El parto está cerca y se mezcla una situación de curiosidad, felicidad pero también miedo a algo que puede ser en estos momentos desconocido para ti.

Estás en buenas manos y todo va a salir bien. Suprime ya los baños y simplemente utiliza la ducha. Procura descansar todo el tiempo que puedas y no olvides de tener tu canastilla a mano por si te pones de parto en cualquier momento.


Volver al índice

4. Semana 39

En esta visita tu médico volverá a valorar tus condiciones cervicales, la posición y presentación del feto, tus constantes habituales así como tu peso.

Si el embarazo hasta ahora ha sido estrictamente normal no tienen porque realizarse más pruebas complementarias, pero si tu médico lo cree conveniente puede ser que te solicite un registro fetal o incluso otra ecografía.

Durante estas últimas semanas prácticamente no vas a aumentar de peso. Si el feto se encuentra ya encajado vas a ver como el fondo de la matriz desciende y se sitúa 2 o tres dedos por debajo de la punta del esternón mejorando tu sensación de ahogo.


Volver al índice

5. Hasta el momento del parto

Parto. Llega el momento decisivo porque vas a ser mamá. ¡Enhorabuena!

De la semana 39 hasta la 41 tu médico te citará una vez por semana (siempre que todo esté correcto), y a partir de la semana 41 te citará cada 48 horas hasta la semana 42.

A partir de la semana 42 se considera que se trata de un embarazo prolongado y por lo tanto tu médico te va a inducir el parto o te va a programar para una cesárea.

Ya eres mama, y ya pasó el embarazo. Esas maravillosas semanas del embarazo terminaron, y con el parto finalizó ese tiempo de espera para poder conocer a tu hijo en persona.

Ya estás en casa de nuevo, disfrutando de tu hijo y de la ampliación de la familia.

¡Enhorabuena!



El parto es uno de los momentos que más preocupa a las mujeres en todo el periodo de embarazo. Te preocupa que todo vaya bien, que llegues a tiempo al lugar donde has decidido que nazca el niño, que se retrase la fecha prevista del parto, las posibles complicaciones, que el niño pueda sufrir y sobre todo el dolor.



El parto es uno de los momentos que más preocupa a las mujeres en todo el periodo de embarazo. Te preocupa que todo vaya bien, que llegues a tiempo al lugar donde has decidido que nazca el niño, que se retrase la fecha prevista del parto, las posibles complicaciones, que el niño pueda sufrir y sobre todo el dolor.

Cuando se acerca el momento sobre todo si es el primer hijo, preguntamos a conocidas, amigas y familiares como es y como se vive. Es entonces cuando debes saber que cada embarazo y cada parto es distinto para cada mujer, además del umbral de dolor, también lo es la percepción de todo lo que ocurre. Por tanto debes estar tranquila y tener confianza, ya que en cualquier momento del proceso puedes solicitar la posibilidad de que te administren anestesia epidural. La tranquilidad te ayudará a recordar todo aquello que aprendiste en las clases de preparación al parto y cuando llegue el momento, ten confianza en el especialista que te atiende ya que sin duda, es el mejor conocedor de tu situación médica.

Es muy importante la comunicación con la persona que vaya a llevar tu parto y preguntarle que vas a necesitar para tu bebe, que es probable que no sea mucho ya que en el hospital te proporcionaran pañales y lo que tu bebe necesite inicialmente. Tu necesitaras dos o tres mudas y tus elementos de higiene personal.

Puedes practicar algún tipo de técnica de relajación, que te ayude a controlar los nervios llegado el momento.
Procura descansar al menos 15 días antes ya que el cansancio te hace más sensible al dolor e impide que te concentres.

Una vez que tu bebe ha nacido debes solicitar ayuda externa o la de tu pareja. Durante el primer mes, vas a estar cansada y si decides darle el pecho, necesitas que alguien se ocupe de tu bebe entre la tomas para que puedas descansar y tu recuperación sea más rápida. No debes sentirte culpable al pensar que no te estas preocupando lo suficiente de tu hijo permitiendo que te ayuden, la paternidad es cosa de dos y si no puedes contar con tu pareja, busca alguien de confianza como un amigo o familiar, has pasado por mucho para conseguir que tu hijo nazca sano y lo vas a cuidar, por eso debes estar en las mejores condiciones para hacerlo y eso implica que alguien te ayude.

Para terminar piensa en lo emocionante que será ver por primera vez la cara de tu hijo/a y lo feliz que te hará verle crecer a tu lado y con tu apoyo.





Parto natural



Muchas cosas pueden suceder durante el parto, por ello preferimos no condicionarte y explicarte de forma neutral cómo es el proceso natural del cuerpo para traer al bebé al mundo. Los tiempos de duración que aquí damos, corresponden al parto de las madres primerizas, pero pueden variar de una mujer a otra y se acortan en los sucesivos partos.

El mecanismo es perfecto, es un engranaje natural que va cumpliendo etapas para llegar finalmente a la meta. Confía en ti y en que tu instinto sabrá como acompañar el proceso.

LA DILATACIÓN

El estímulo que marca el inicio exacto del parto es desconocido, aunque existen muchos tanto del cue4po de la madre como del bebé. La primera fase se inicia con la dilatación del cuello del útero mediante una serie de contracciones y la acción conjunta de diferentes hormonas: el cuerpo de la madre y las cápsulas suprarrenales del bebé producen una gran cantidad de esteroides. Como consecuencia, la placenta produce mas estrógenos( estimulan las contracciones del útero), aumenta la producción de prostaglandina y se bloquea la producción de progesterona (contribuye a mantener en reposo la musculatura de útero). La oxitocina (regulada por la glándula hipófisis) induce al bebé a presionar hacia el orificio uterino. Las contracciones se suceden rítmicamente aumentando el estimulo de una nueva producción de oxitocina y así sucesivamente hasta que surgen las contracciones especificas del parto.

En general esta etapa puede durar hasta 24 horas con el primer hijo y más corta con los sucesivos. En ella sentirás excitación, dolor, alegría, pero también miedo, ansiedad o desesperación. Ante todo, intenta relajarte. Piensa que si estas ansiosa o asustadas, tu organismo producirá adrenalina, que estimulara el estiramiento de los músculos, aumentará la presión sanguínea e incluso reducirá la fuerza de las contracciones durante esta primera fase. Confía en ti misma y tu cuerpo se encargará del resto.

LA TRANSICIÓN

Las contracciones se intensifican y se presentan cada vez menos espaciadas y con ritmo más regular. El orificio uterino sigue delatándose, pero aun faltan unos centímetros para que llegue al máximo. Las contracciones más dolorosas suelen llegar al final de esta etapa.

LA EXPULSIÓN

Cuando la dilatación es máxima, la cabeza del bebé tiene espacio para salir. En esta etapa el útero expulsa son fuerza al bebé hacia fuera mediante contracciones espaciadas, pero acaban, el pequeño retrocede un poco. El proceso continua hasta que la madre siente enormes deseos de empujar. Gracias a la forma de los músculos del suelo pélvico, una vez que el bebé saca la cabeza gira para que los hombros salgan mejor, hasta que finalmente sale por completo.

EL BEBÉ LLEGA AL MUNDO

El bebé ya ha salido, respira pero todavía sigue recibiendo oxígeno y sangre por el cordón umbilical, por lo que es mejor cortarlo cuando deje de latir por si mismo ( a excepción de ciertos casos, en los que el bebe necesite atención inmediata después del parto o que el cordones haya enrollado alrededor de su cuello al nacer u sea necesario cortarlo para liberarle).Una vez que el bebé respire correctamente, se pinzará el cordón y después se cortará.

EL ALUMBRAMIENTO

Finalmente se expulsa la placenta mediante una serie de contracciones fuertes. Al mismo tiempo, el útero se contrae con fuerza para evitar una hemorragia.






Cesarea



La cesárea ( nacimiento abdominal o parto abdominal), es una intervención quirúrgica consistente en una incisión abdominal, que se practica cuando el parto vaginal no es posible.

Esta intervención se suele hacer con la madre despierta aplicándole una anestesia epidural o espinal. Cada vez el porcentaje de nacimientos mediante esta técnica es mayor y se realiza con mayor seguridad.

Las indicaciones más frecuentes para llevar a cabo una cesárea son:

1. Relacionadas con el feto:
* Disminución en el aporte de oxígeno al feto.
* Alteraciones cardiacas en el bebe.
* Posición anomalía en el feto dentro del útero
* Anomalías del desarrollo fetal como hidrocefalia o espina bífida.
* Múltiples bebes en el útero.
* Bebé de gran tamaño.

2. relacionadas con la madre:
* Útero demasiado pequeño o con alguna anomalía.
* Cervix demasiado relajado.
* Infección en genitales de la madre.
* Cirugía uterina previa.
* Madre de edad avanzada.

3. otras causas:
* Desprendimiento prematuro de la placenta.
* Prolapso del cordón umbilical ( salida del cordón por el cuello del útero)
* Placenta adherida en un sitio anómalo.
* Parto prolongado o detenido.

COMPLICACIONES

* Los relacionados con una intervención que se practica con anestesia.
* Hemorragias.
* Problemas respiratorios.
* Infecciones.
* Lesión del tracto urinario.
* Lesión del bebe.

La recuperación tras una cesárea suele incluir de 2 a 4 días de hospitalización y los cuidados posteriores a una intervención. Dependiendo del tipo de cesárea y los motivos por los que se realizó, una mujer puede tener partos vaginales normales en posteriores embarazos.




Parto en el agua


El agua es sin duda, un medio excepcional para la relajación. Tanto durante el embarazo como en las primeras etapas del parto, puedes servirte del agua para aliviar el dolor, ya sea tomando una ducha o sumerfgiendote en la bañera.

Hay que entrar en el agua a partir de los 5 cm de dilatación, no debes quedarte más de una hora seguida ya que la tensión baja al haber demasiado nivel de endorfinas.

La temperatura del agua debe ser de unos 37º C para evitar sufrimiento fetal, si esto ocurre es recomendable salir del agua en la fase de expulsión.

Puedes compartir esta experiencia con tu pareja e incluso con tus hijos, si los hay.



Lactancia


Se ha hablado mucho sobre los beneficios de la lactancia materna, pero a la hora de darle el pecho a tu hijo eres tú la que decide en que forma quieres hacerlo.

Lo más importante es estar informada, así que busca la bibliografía que necesites.No te angusties por tener que dar de mamar, pruébalo y si no te convence siempre puedes utilizar leches de fórmula.

Te encontrarás con algunos inconvenientes como las grietas en el pecho.Cuando des de mamar a tu bebé procura introducir no solo el pezón, intenta que succione también el máximo de areola.

Para retirar el pezón cuando haya terminado no estires hacia atrás, para extraerlo introduce un dedo limpio en su boquita y retíralo con cuidado.

Procura recibir masajes con regularidad en la espalda y en el cuello, ya que las posturas que se adoptan para dar el pecho, pueden ocasionar contracturas musculares.

Durante la lactancia los pezones se irritan, para aliviar esta molestia puedes:

*
Empezar a dar de mamar con el que esté menos irritado.
*
Procura cambiar la posición para que el niño succiones de las zonas menos irritadas.
*
Separa al niño del pecho como te hemos comentado antes (introduciendo el dedo).
*
Después de cada toma, limpia y seca suavemente el pezón y aplica un poco de leche sobre la zona irritada y déjalo secar durante uno minutos.
*
Existen en el mercado pezoneras para que el bebé succione a través de ellas, que ayudan a que se cierren las grietas, disminuyen el dolor y previenen que se formen más.
*
Hidratar el pecho durante el embarazo ayuda a que no se formen grietas.




elegir sujetador



Durante el periodo de lactancia es importante cambiar el sujetador convencional por uno adaptado. Hay muchos modelos en el mercado pero a la hora de elegir, debes tener en cuenta:

* Durante este periodo el pecho sufre cambios en cuanto a tamaño, por eso es mejor esperar al momento justo en el que se inicie el amamantamiento para establecer el tamaño del sujetador.
* Escoja uno de algodón.
* Asegúrese de que la abertura para dar de mamar es suficientemente amplia para no comprimir el pecho y evitar obstruir los conductos de la leche.
* Asegúrese de que resulta fácil de desabrochar, ya que va a tener que hacerlo a menudo.




El cordón umbilical


Aproximadamente a las dos o tres semanas del parto, el cordón umbilical se desprende, aunque si no ocurre esto trascurrido un mes debes consultar con el pediatra.

Para ayudar en este proceso y que el cordón se seque antes:

*
Procura dejarlo al aire doblando la parte superior del pañal.
*
Se puede bañar al bebe introduciéndolo en la bañera sin problemas.
*
Seca la zona del cordón suavemente.
*
Para limpiar la zona que rodea el cordón, puedes ayudarte con una mano moviéndolo en todas direcciones, no te preocupes al bebé no le dolerá, pero procura hacerlo de forma suave para no irritar la zona.
*
Una vez que se desprende no tapes (ni con el pañal) la pequeña herida que queda como consecuencia, solo debes mantenerla limpia y seca para evitar que se infecte y para que cicatrice antes.
*
Si sangrara o supurara la herida consulta con tu pediatra.




Estimulación en bebés



La estimulación postnatal busca promover el aprendizaje en los bebés después de nacidos, con el fin de mejorar su desarrollo mental, sensorial, social y afectivo.

Cuando el bebé nace su comportamiento es, sobre todo, reflejo e involuntario y poco a poco, gracias a los juegos de estimulación lo va a ir controlando este comportamiento,. De esta manera explora y va conociendo todo lo que tiene a su alrededor: las características de los objetos, sus formas, colores, texturas; más tarde se dará cuenta de las semejanzas y diferencias con lo que aprenderá a clasificarlos. Así mismo cuando el bebé nace no sabe que él es diferente a su mamá. Para él es un todo, poco a poco a través de las caricias, los masajes, las canciones , los juegos comprenderá que tiene una relación con esa persona diferente de la que depende completamente y es todo su apoyo Mas tarde a medida que crece aprenderá a relacionarse con los demás miembros de su familia, y luego con otros niños de su edad, aprenderá a expresar sus sentimientos.


MASAJES

Uno de los primeros pasos en la estimulación de los bebés es EL MASAJE, A través de ese suave masaje realizado por su madre o algún miembro de la familia, el bebé empezará a conocer el contacto con alguien ajeno a su propio cuerpo, que va a ser el primer paso para relacionarse posteriormente con todo su entorno. Para realizar de forma efectiva estos masajes es muy importante la preparación:
Hay que buscar un momento en el que el bebé esté relajado y la persona que lo va a realizar disponga de un tiempo solo para ello, sin ningún tipo de prisas. Un buen momento sería después de una de las siestas del bebé.

La habitación en la que se vaya a realizar el masaje debe estar caldeada, a unos 25 º para que el bebé no sienta frío en ningún momento. Puedes irle descubriendo por partes, o taparle un poco con una toquilla o arrullo.

Pon al bebé sobre una superficie mullida, suave y templada, para que esté cómodo y relajado, pero procura que esté a una altura cómoda para ti, que no te haga estar doblada ni agachada, para evitar que puedas cansarte ni sentir tensión en la espalda o en los riñones.

El masaje se realiza de arriba abajo, de la cabeza a los pies, con suaves movimientos circulares en la cabeza, la cara, los hombros, la tripita y las piernas.

Mientras lo acaricias, mírale a los ojos y háblale dulcemente, incluso puedes cantarle algo, así el bebé estará más tranquilo y estimularás tres de sus sentidos: el tacto, la vista y el oído.

FORMA DE DAR EL MASAJE

Utiliza las yemas de tus dedos presionando suavemente en las partes más pequeñas de su cuerpo: la cara, las manos, los pies, los hombros, etc, y toda la palma de la mano en las partes más extensas como el pecho, la tripa, el culete..Puedes ponerte un aceite especial para bebés, un bálsamo o una crema hidratante y frotarte las manos antes de empezar el masaje, así éstas estarán suaves y templadas.





Curso de gimnasia post-parto



Hasta ahora te hemos enseñado ejercicios que puedes hacer tu sola en casa para seguir ejercitando todos los grupos musculares y conseguir así que tu cuerpo vuelva a ser el de antes, pero ahora vamos a enseñaros unos ejercicios que podeís hacer con vuestro bebé, bien si queréis jugar con ellos, o si no encontráis ese momento para poder hacer los ejercicios solas.

La ventaja de hacer estos ejercicios con tu bebe, es que crearas entre vosotros esa complicidad que sólo madre e hijo tienen, a través de juegos, mimos, caricias, besos que para ellos son tan necesarios en estos primeros meses de su vida. Además le ayudarás tanto en su desarrollo físico como mental.




Ejercicio para abdominales



COLUMPIO

Tumbate en el suelo con las piernas flexionadas y los pies en el aire. Coloca al bebé encima de tus piernas, tumbado sobre su tripita, con la cabeza a la altura de tus rodillas, cógele por los bracitos si es muy pequeño o por las manitas si ya se tiene mejor.

Eleva las piernas hacia el pecho, con una pequeña contracción de la tripa, y vuelve a bajar un poco las piernas. Procura que las piernas suban como consecuencia de la contracción del abdomen, así harás de columpio para tu bebé. Haz tres series de 8 repeticiones descansando entre ellas 30 segundos. Si ves que el bebé se cansa, cambia de ejercicio y luego vuelve a intentar hacer alguna serie más.

Recuerda si te han practicado una cesárea, no debes hacer ningún tipo de abdominal hasta que hayan pasado dos meses, y a ser posible después de haber pasado la revisión tras la cuarentena.



Ejercicios para glúteos


BOTES

Tumbada en el suelo con las piernas flexionadas y los pies bien apoyados, vamos a hacer ejercicios para endurecer y tonificar glúteos, despegando del suelo la cadera mientras mantenemos glúteos bien apretados y volviendo a bajar.

Sienta a tu bebe sobre tu tripa y cógele por los bracitos, si es recien nacido o todavía no se sujeta bien, túmbalo mejor sobre tu tripa.

Sube y baja el culete apretándolo bien cada vez que subes, relajando ligeramente al bajar para inmediatamente volver a contraer, no despegues demasiado la cadera del suelo para no hacerte daño en la espalda.

Cuando estés arriba, da un pequeño empujón haciendo un último esfuerzo, para tu bebé esta será una manera divertida de dar pequeños botes.




Abductores y aductores



MASAJEA SU TRIPITA

Túmbate de lado en una colchoneta o una toalla y ponte delante otra donde tumbarás a tu bebé boca arriba. Dobla el brazo del lado del suelo y apoya en el tu cabeza,, o bien estíralo en línea con tu cuerpo y descansa la cabeza sobre él para relajar las cervicales. Deja la otra mano libre para poder acariciar al bebé.

Con las piernas semiflexionadas sube y baja la que está por encima, siempre en paralelo a la otra, y con la rodilla y el tobillo en línea. Sube y baja 8 veces en un tiempo, 8 veces en dos tiempos, y por último, lleva la pierna fléxionada hacia el pecho y estírala otras 8 veces. Así trabajarás los abductores o "pistoleras".

Antes de pasar a la otra pierna, vamos a trabajar la cara interna del muslo o aductor, para ello coloca la pierna que has trabajado anteriormente doblada por detrás de la que queda en el suelo, para apoyarte bien en ella. Sube y baja la que está estirada en el suelo haciendo el esfuerzo entre la ingle y la cara interna de la rodilla, e imagina que tienes un peso en la cara interna del muslo y lo quieres levantar. Sube y baja la pierna 8 veces, descansa 30 segundos y vuelve a repetirlo.

Puedes hacer tres series de 8 repeticiones descansando entre ellas.

Mientras haces este ejercicio aprovecha para hacer caricias a tu bebe en su tripita, hazle pequeños masajes, muy suaves en círculo, además de encantarle, vas a conseguir que expulse mejor los aires, y aliviarle si tiene dolor de tripa por gases.

Túmbate del otro lado y repite los ejercicios del mismo modo para trabajar lo mismo las dos piernas.




Tonifica tus cuadriceps



EL AVION

Con las piernas separadas a la anchura de los hombros, la espalda bien recta y el abdomen apretado, vamos a doblar las rodillas flexionando las piernas, mientras llevamos ligeramente el tronco hacia delante, así tonifícaremos los muslos (cuadriceps).Es importante que lleves bien la respiración: coge el aire en la posición inicial y al bajar en el momento de máximo esfuerzo lo expulsas. Haz tres series de 8 repeticiones.

Coge a tu bebé por la cintura y cada vez que subas y bajes balancéale como si volara, seguro que le va a encantar.



Estiramientos de espalda


CUCU-TRAS

Nos colocamos a cuatro patas, encima de una colchoneta o una toalla, colocamos al bebé en una toallita entre nuestros brazos tumbado boca arriba para que te pueda ver.

Arquea la espalda metiendo la cabeza entre los brazos, en ese momento el bebé no te ve la cara, a continuación vuelve a sacar la cabeza dejando la espalda completamente plana (no hundida), para el bebé será como estar jugando contigo al cucu-tras; y a tu harás unos estiramientos que te van a beneficiar mucho, pues te aliviarán los dolores de espalda tan comunes en esta época en que la postura al darles de mamar, y al sostenerlos en brazos producen que la espalda esté siempre en tensión.

Haz los movimientos de forma lenta, y marcándolos bien, lleva de forma correcta la respiración: cogemos el aire al arquear la espalda y lo expulsamos al estirarla. Al terminar siéntate en los talones estirando los brazos por delante del cuerpo y apoyando la cabeza entre ellas mantente así un par de minutos.




Pectorales


BESITOS EN LA TRIPITA

Colocate en la misma postura que el ejercicio anterior, y vuelve a tumbar a tu bebe entre tus brazos con su tripita a la altura de tu cara.

Apoya las manos a la anchura de los hombros y apoya el peso del cuerpo en las rodillas, con las piernas cruzadas por detrás.

Al doblar los codos y bajar el cuerpo, aprovecha para darle una besito en la tripa o hacerle una “pedorreta”, ya verás como se ríe.

Baja siempre con la espalda bien recta y el abdomen apretado, no te arquees para no hacerte daño en los riñones.

Lleva bien la respiración coge aire arriba y expúlsalo al bajar en el momento de máximo esfuerzo.

Haz 8 repeticiones, descansa y vuelve a hacer otras 8




Estiramientos finales


Sientate en el suelo con las piernas cruzadas como un indio, y sienta al bebé entre tus piernas recostando su cabecita sobre tu brazo.

Gira la cabeza a la derecha mirando por encima del hombro, vuelve al centro y gira la cabeza hacia el otro lado.

Dobla la cabeza a la derecha como si quisieras tocas el hombro con tu oreja derecha, estirando bien todo el lateral del cuello, dobla la cabeza hacia el otro lado.

Haz un giro lento con la cabeza de derecha a izquierda pasando por delante inclinando un poco la cabeza.

Haz ahora el giro completo, pero ten cuidado, cuando lleves la cabeza hacia atrás no la descuelgues porque podrías hacerte daño en las cervicales, simplemente llévala un poco hacia atrás.

Haz rotaciones de los hombros, 8 veces hacia delante y 8 veces hacia atrás, primero con los dos a la vez y luego alternándolos.

Por último coloca al bebé de frente a ti cógele de las manitas o de los brazos, y colúmpiale hacia atrás y hacia delante mientras tu bajas hacia delante con la espalda plana, y vuelves a la posición inicial con la espalda redonda. Repítelo 3 veces.



_________________
*No vivas la vida,vive tu sueño
*No dejes qla muerte t lleve en sus brazos mientras duermes

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión » salud Todas las horas son GMT
Todas las horas son GMT
Página 1 de 1


 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro


Mapa del sitio - Powered by phpBB © 2001- 2004 phpBB Group
Designed for Trushkin.net | Styles Database

Crear un foro gratis | foros de Humor | | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo